Al igual que sus homónimos cartográficos, los mapas navegación del Fondo Editorial del Sur son cartas de navegación; para la orientación y formación de la mujer y hombre nuevo, sujetos orgánicos, generadores de cambios sociales, y hontanar del Socialismo del Siglo XXI. Como las cartografías, estos se intercomunican y relacionan a través de líneas vinculantes que atraviesan cada uno de los Mapas, generando un completo sistema de herramientas político-culturales de carácter formativo, necesarias para la batalla de las ideas.

Este Mapa 1 recoge, traduce e interpreta investigaciones sobre expresiones culturales tradicionales, relacionadas con el quehacer socio-cultural de los pueblos. Visibiliza lo invisible en un constante auto-reconocimiento, generando cambios en los paradigmas sociales, y propiciando revoluciones conceptuales en las mismas, a través de los Poderes creadores del Pueblo.

Al igual que sus homónimos cartográficos, los mapas navegación del Fondo Editorial del Sur son cartas de navegación; para la orientación y formación de la mujer y hombre nuevo, sujetos orgánicos, generadores de cambios sociales, y hontanar del Socialismo del Siglo XXI. Como las cartografías, estos se intercomunican y relacionan a través de líneas vinculantes que atraviesan cada uno de los Mapas, generando un completo sistema de herramientas político-culturales de carácter formativo, necesarias para la batalla de las ideas.

Este mapa de navegación es la brújula que a través de estudios, ensayos e investigaciones aborda las múltiples y complejas estructuras humanas. Siendo punto de partida para su compresión vital. Las investigaciones en este Mapa planteadas sirven de orientación y formación en la construcción del Socialismo del Siglo XXI.

Al igual que sus homónimos cartográficos, los mapas navegación del Fondo Editorial del Sur son cartas de navegación; para la orientación y formación de la mujer y hombre nuevo, sujetos orgánicos, generadores de cambios sociales, y hontanar del Socialismo del Siglo XXI. Como las cartografías, estos se intercomunican y relacionan a través de líneas vinculantes que atraviesan cada uno de los Mapas, generando un completo sistema de herramientas político-culturales de carácter formativo, necesarias para la batalla de las ideas.

Este Mapa cartográfico a través de ensayos, análisis e investigaciones de los grandes pensadores, precursores del Socialismo universal, nos adentran y orientan en la difícil  construcción del Socialismo del Siglo XXI.

Las tesis e ideas planteadas en este mapa son el glosario elemental para la orientación y formación en el amplio universo socialista.

Al igual que sus homónimos cartográficos, los mapas navegación del Fondo Editorial del Sur son cartas de navegación; para la orientación y formación de la mujer y hombre nuevo, sujetos orgánicos, generadores de cambios sociales, y hontanar del Socialismo del Siglo XXI. Como las cartografías, estos se intercomunican y relacionan a través de líneas vinculantes que atraviesan cada uno de los Mapas, generando un completo sistema de herramientas político-culturales de carácter formativo, necesarias para la batalla de las ideas.

Este Mapa a través de ensayos, análisis e investigaciones trazan rutas directas que nos acercan a la historia de los Pueblos de NuestraAmérica. Esa otra historia no contada por los académicos historiadores de la llamada historia oficial.

La otra historia que fue invisibilisada y casi borrada. Esa historia que insurgente como los Pueblos de la Patria Grande, se reorganiza, se reinventa y visibiliza, para marcar la ruta a la emancipación e independencia absoluta de los Pueblos.

Al igual que sus homónimos cartográficos, los mapas navegación del Fondo Editorial del Sur son cartas de navegación; para la orientación y formación de la mujer y hombre nuevo, sujetos orgánicos, generadores de cambios sociales, y hontanar del Socialismo del Siglo XXI. Como las cartografías, estos se intercomunican y relacionan a través de líneas vinculantes que atraviesan cada uno de los Mapas, generando un completo sistema de herramientas político-culturales de carácter formativo, necesarias para la batalla de las ideas.

Este importante mapa de navegación aborda el complejo y vital campo de las comunicaciones sociales humanas, a través de ensayos, análisis e investigaciones hechas por mujeres y hombres, se intenta establecer puntos neutrales que sirvan de herramientas para la liberación. Acabando con macabros ejes de dominación comunicacional transnacionales y medios de información o desinformación que imperan hoy día.

Al igual que sus homónimos cartográficos, los mapas navegación del Fondo Editorial del Sur son cartas de navegación; para la orientación y formación de la mujer y hombre nuevo, sujetos orgánicos, generadores de cambios sociales, y hontanar del Socialismo del Siglo XXI. Como las cartografías, estos se intercomunican y relacionan a través de líneas vinculantes que atraviesan cada uno de los Mapas, generando un completo sistema de herramientas político-culturales de carácter formativo, necesarias para la batalla de las ideas.

Este Mapa recoge, las ideas sueños y anhelos de los Pueblos de la Patria Grande, de esta NuestraAmérica siempre combatiente, insurgente y revolucionaria. Pueblos que a través de ensayos, análisis e investigaciones se auto reconstruyen, se reorganizan, y reconocen, transgrediendo los limites establecidos por caducos sistemas e imperios. Orientándose por el astro rey, iluminados por el Alba de los Pueblos.

Cuando el diablo mete la cola: Gramsci en América Latina

América Latina constituye el escenario de mayor difusión del pensamiento de Antonio Gramsci luego de su Italia natal. Sus categorías permean discursos tanto académicos como políticos que, aunque no necesariamente indicativos de un conocimiento acabado de las tesis del autor de Cuadernos de la cárcel, sí dan la pauta de una apropiación cultural profunda.

El recorrido (a menudo sinuoso y escarpado) del marxismo en América Latina resulta un tema bastante trabajado entre los cientistas sociales. El estudio de historia cultural que emprende José M. Aricó en La cola del diablo se inscribe en ese conjunto, aunque con una particularidad: el autor da cuenta del camino en primera persona, ya que fue protagonista de uno de los capítulos de la difusión del marxismo en nuestro continente a través de la experiencia de la revista Pasado y Presente

La cola del diablo. Itinerario de Gramsci en América Latina (Siglo XXI, 2005) nace producto de la ampliación y profundización de una comunicación presentada al seminario internacional organizado por el Instituto Gramsci en Ferrara (Italia) en septiembre de 1985, cuyo tema era «Las transformaciones políticas de América Latina: presencia de Gramsci en la cultura latinoamericana». Y he aquí una segunda particularidad del estudio en cuestión: Antonio Gramsci quizás sea, de entre los grandes nombres de la producción teórica marxista en el Viejo Continente, el «menos europeo» de todos ellos.

Pese a esto –o tal vez, mejor, debido a esta circunstancia– el análisis que promueve el autor presenta una serie de dificultades que dan cuenta de la peculiar relación entre el pensador italiano y las culturas latinoamericanas, y que expone en forma de «consideraciones preliminares» en el apartado inicial de su libro. 

En primer lugar, Aricó destaca lo inédito de la difusión de sus escritos en estas geografías: tanto por su precocidad como por su alcance, Latinoamérica constituye sin lugar a dudas el escenario de mayor difusión del oriundo de Cerdeña, luego de su Italia natal. Las categorías gramscianas permean aquí discursos tanto académicos como políticos que, aunque no necesariamente indicativos de un conocimiento acabado de las tesis del autor de Cuadernos de la cárcel, sí dan la pauta de una apropiación cultural profunda.

Pero surge de la mano con la anterior una segunda dificultad, y es el origen político antes que académico de tal difusión. Si bien Gramsci, en palabras de Aricó, era el primer marxista que parecía hablar directamente a los intelectuales de izquierda, permitiéndoles pensarse como un elemento central del proceso revolucionario, la introducción del sardo en esta orilla del Atlántico tiene un responsable con nombre, apellido y filiación política: Héctor P. Agosti, militante del Partido Comunista Argentino, y a él dedica Aricó buena parte de las páginas iniciales del apartado «El Gramsci de los comunistas argentinos».

Con la introducción de este dato se reabre una antigua discusión, nodal tanto en el recorrido de la teoría gramsciana en nuestro continente como en la experiencia de vida del propio autor. Qué Gramsci leyeron los comunistas argentinos, se pregunta Aricó en el segundo capítulo, para aclarar luego que tal interrogante no aplica: la aceptación de las teorías del sardo por parte del PCA estuvo supeditada a su desconocimiento. 

La difusión inicial de sus tesis no fue responsabilidad del partido sino de un grupo muy reducido de intelectuales a su interior y, cuando la lectura se hizo más a conciencia, la ortodoxia estalinista de la dirección del PC de aquellos años provocó que la renovación del marxismo que venía a proponer Gramsci quedara fuera de consideración. Aquellos intelectuales que la sostuvieron –José M. Aricó incluido– fueron expulsados.

Con este rechazo inicia el que quizás sea el capítulo más fructífero de la difusión del pensamiento gramsciano en América Latina: el de la revista Pasado y Presente, a la que Aricó destina el tercer apartado de su trabajo. Y es aquí donde la disquisición del argentino adopta un tono más personal y menos académico, debido a su implicancia directa en tal trayecto. Sin embargo, pese a esta cercanía, logra poner de relieve los puntos nodales de la experiencia. 

Destaca, así, las particularidades del contexto de producción de la revista –la provincia de Córdoba de los años 60, una suerte de «Turín latinoamericana», en palabras de Aricó– para la que las reflexiones de Gramsci no podían ser más apropiadas. Y subraya, en segundo lugar, las diferencias entre las dos etapas de edición de la revista (la primera entre 1963 y 1965 y la segunda durante el año 1973), acentuando particularmente su cambio en relación a la valoración del movimiento peronista, ese fenómeno que por aquellos años no contaba aun con una interpretación convincente y que este grupo de jóvenes intelectuales apostaba a explicar mediante las herramientas que les proporcionaba un marxismo italiano renovado.

El capítulo cuarto se concentra, finalmente, en la difusión de Gramsci en América Latina propiamente dicha. En gran medida se proyecta aquí a nivel regional el análisis ya ensayado para el caso argentino, poniendo el acento sobre el dogmatismo de un comunismo latinoamericano que, encorsetado en las estructuras internacionales de una URSS ya en decadencia, se ve enceguecido a la hora de percibir las singularidades de su propio contexto de acción. 

Las desventuras de la izquierda latinoamericana, señala Aricó en un pasaje de particular brillantez, derivan del hecho de que sus estrechos paradigmas ideológicos le impidieron comprender la singularidad de un continente habitado por profundas y violentas luchas de clases, pero donde éstas no han sido los actores principales de su historia.

En lo que resta del apartado, el autor introduce dos elementos adicionales: las similitudes entre la Italia analizada por Gramsci y los países latinoamericanos, por un lado, y el rol desempeñado por las teorías althusserianas, por otro. Con respecto al primero, Aricó destaca la utilidad de las categorías gramscianas de Oriente, Occidente y Occidente periférico o tardío que, explica, vinieron a echar luz sobre una discusión de larga data sobre el carácter semiperiférico de las formaciones sociales latinoamericanas. 

En cuanto al segundo elemento, señalará el argentino que la difusión de Althusser en Latinoamérica adquiere rasgos contradictorios en tanto eleva al marxismo teórico –que venía en declive producto de la crisis del estalinismo– pero, en simultáneo, consolida los posicionamientos ideológicos de las nuevas vanguardias surgidas de la descomposición de los partidos comunistas. Althusser entonces, probablemente a su pesar, cumple en América Latina el rol de «poner de moda» a Gramsci.

A la hora de las conclusiones, el cordobés argumenta en favor de lo que podríamos denominar una «actualidad permanente» del pensamiento gramsciano para la reflexión sobre las sociedades latinoamericanas y la construcción de un pensamiento marxista de nuevo tipo, afincado tanto en las propias particularidades del continente como también alejado de antiguos encorsetamientos. 

La tarea, según Aricó, es poner «la cola del diablo» de nuestro lado. Con esa frase, gramsciana de punta a punta, refiere no solo a la necesidad de predecir, dominar y utilizar en provecho propio el margen de contingencia que cada momento histórico depara sino también –y sobre todo– a asumir la tarea política de construir una hegemonía sólida y perdurable de parte de las fuerzas populares.

Florencia Oroz / Jacobinlat.com

Vestigios del trueno; cuando veinte años lo son todo

Muy al contrario, a lo que reza el morocho de Abasto en su canción, “Que veinte años, no es nada”. En el caso del poeta Neybis Bracho si lo son. Recientemente el poeta celebro sus primeros veinte años de carrera literaria. Veinte años, con igual cantidad de títulos publicados.

Se dicen rápido, e igualmente se escriben, sin embargo, no lo es, son veinte años de compromiso sostenido y dedicación a las letras, en especial a la poesía. Quedo atrás Glaciales, su primer poemario, y pareciera una broma, pero el nombre de aquel poemario quedo como testigo taciturno y silencioso; sus poemas quedaron esparcidos entre los misteriosos caminos que confluyen entre los dos paramos que protegen a la fría ciudad de Mérida, y la calurosa Carora. Poemas que atestiguan tempestades, como preámbulo a los Vestigios del trueno, el mas reciente poemario con el que Neybis celebra estos veinte años de triunfos.

Este vigésimo poemario es un canto al amor, y a la vida, a la esperanza, es un homenaje a la lucha sostenida del hombre y la mujer del Pueblo, los de a pie. Vestigios del trueno cuenta con la presentación del laureado Premio Nacional de Literatura Gabriel Jiménez Emán, y la portada es ilustrada con una obra maestra del artista plástico Benito Mieses. En fin, este vigésimo poemario es una joya, todo un tesoro.

El #fondodelsur se suma a esta celebración con esta edición de lujo, con diseño de Mariano Rosas, y edición de Eiro Rojas. El poemario forma parte de Los nuevos Encontrados*, linea de desarrollo destinada a la poesía.

*Encontrados en Ella, la ciudad cronopio.

Gabriel Jiménez Emán

Gabriel Jiménez Emán (Caracas, 1950). Escritor venezolano destacado por su obra narrativa y poética, la cual ha sido traducida a varios idiomas y recogida en antologías latinoamericanas y europeas. Ha representado a Venezuela en eventos internacionales en Atenas, París, Nueva York, México, Sevilla, Salamanca, Buenos Aires, Santiago de Chile, Santo Domingo, Ginebra y Quito. En el terreno cuentístico es autor de varios libros entre los que destacan Los dientes de Raquel (La Draga y el Dragón, 1973; Monte Ávila Editores, 1993), Saltos sobre la soga (Monte Ávila, 1975), Los 1001 cuentos de 1 línea (Fundarte, 1980), Relatos de otro mundo (1988) Tramas imaginarias (Monte Ávila, 1990), Biografías grotescas (Memorias de Altagracia, 1997), La gran jaqueca y otros cuentos crueles (Imaginaria, 2002), El hombre de los pies perdidos (Thule, España, 2005), La taberna de Vermeer y otras ficciones (Alfaguara, Caracas, 2005), Había una vez; 101 fábulas posmodernas (Alfaguara, 2009). Ha recibido, entre otros reconocimientos, el Premio Municipal de Narrativa del Distrito Federal, el Premio Romero García de Narrativa del Consejo Nacional de la Cultura, el Premio Nacional de Narrativa Orlando Araujo y el Premio Solar de Ensayo de la Fundación de Cultura del Estado Mérida (Mérida, 2007) por el libro El espejo lúcido y el PremioNacional del Libro (Cenal, 2004). 

En el campo novelístico nos ha ofrecido La isla del otro (Monte Ávila, 1979), Una fiesta memorable (Planeta, 1991), Mercurial (Planeta, 1994), Sueños y guerras del Mariscal (Comala, 2001; Ediciones B, Bruguera, 2007; Campaña Nacional de Lectura, Quito, Ecuador, 2008), Paisaje con ángel caído (Imaginaria, Yaracuy, 2004), Averno (El Perro y la Rana, 2007), Limbo (El perro y la Rana, 2017), El último solo de Buddy Bolden (Menoscuarto Ediciones, España, 2016). Sus libros de ensayos literarios son Diálogos con la página (Academia Nacional de la Historia, Caracas, 1984), Provincias de la palabra (Planeta, Caracas, 1995), El espejo de tinta (Fondo Editorial Ambrosía, Caracas, 2008) y Una luz en el camino. Fundamentos de ética para adolescentes (Biblioteca Básica Temática, Caracas, 2004), Espectros del cine (Cinemateca Nacional, Caracas, 1998), El Contraescritor (El perro y La rana, Caracas, 2008), La palabra conjugada (Fábula, 2016), Mundo tórrido y caribe. Literatura y cultura en Venezuela (Fábula, 2019). 

Como poeta es autor de los libros Materias de sombra (Premio Monte Ávila de Poesía, 1983), Narración del doble (Fundarte, 1978), Baladas profanas (La oruga luminosa, 1993) y Proso estos versos (Círculo de Escritores de Cojedes, 1998), Historias de Nairamá (Fondo Editorial del Caribe, Anzoátegui, 2007). Balada del bohemio místico. Obra poética 1973-2006. (Monte Ávila Editores Latinoamericana, Caracas, 2010), Solárium (Casa Nacional de las Letras, 2015). Los versos de la silla rota (Fábula, 2018) y Hominem 2100 (Fondo Editorial del Sur, 2021).

Ha realizado una amplia labor como investigador y antologista, entre cuyas obras se encuentran: Relatos venezolanos del siglo XX (Biblioteca Ayacucho, 1989), El ensayo literario en Venezuela (La Casa de Bello, Caracas, 1988). Mares. El mar como tema en la poesía venezolana (Banco Unión- Ateneo de Caracas, Premio ANDA, 1990), Ficción Mínima. Muestra del cuento breve en América, (Fundarte, Caracas, 1996), y antologías literarias con sendos estudios sobre Víctor Valera Mora, Luis Fernando Álvarez, John Lennon y Bob Dylan, Brian Patten, Baica Dávalos, José Lezama Lima, Vicente Huidobro, Ludovico Silva, Salvador Garmendia y Adriano González León. Es traductor de poesía de lengua inglesa y editor independiente. Dirigió la revista y las ediciones Imaginaria, dedicadas a lo inquietante y lo fantástico y la revista Imagen en el Ministerio de Cultura, es Coordinador General de la Fundación “Elisio Jiménez Sierra” y director de Fábula Ediciones (Coro, Venezuela). Organiza desde hace ocho años el Festival Internacional de Poesía Palabra en el Mundo desde el Estado Falcón. Recibió en 2019 el Premio Nacional de Literatura correspondiente a 2016-2018. Recibió el Premio Nacional de Literatura de Venezuela 2019, por el conjunto de su obra.

Skarlet Boguier

Nace en Maracay, Venezuela. Sus poemas han sido publicados en revistas y antologías como; Los Moradores. Compilación de poesía aragueña (2012). Las Chicas van al baile. 40 Poetas venezolanas (2012). Como una brasa que ha sido encendida. Antología de poesía venezolana (2016). Entre sus libros destacan el poemario Equinoccio de Primavera (2012) y La Lampara de los Muertos, ganador de la IV Bienal Nacional de Poesía Félix Armando Núñez (2015). Aforismos condensados en Impertinencias Verbales (2017). Abluciones. Poesía reunida (2020).